miércoles, 25 de abril de 2012

Alexandre Desplat, un círculo vicioso

Un sonido deslumbra todos mis sentidos, me amordaza. Vuelve el piano estremecedor.

Emociones enclaustradas. Una mirada indestructible descubre mis sentidos sin desvanecerse, pero muere lentamente sin decir una sola palabra, sólo observa y tiñe una madrugada en una luna repleta de significado.

Todo ese deseo queda escondido por otra mirada, por otro instinto, por otra voz.

Siempre queda Desplat. Llegar de la nada a un tumulto de sensaciones disparadas en tonos verdes imborrables. Verde oscuro, verde. Vuelve Desplat, suena el piano que me devuelve a la escritura, que me da vida.

¿Por qué entramos en ese círculo vicioso que nos rodea y nos hace vivir para recordar?

Vivir para olvidar, caminar para adelantar, escribir y reposar ese rumor en palabras para volver a leerlas y recaer en ese paisaje, en esos momentos ya perdidos.

La motivación tiene un sólo camino, acelerar las pulsaciones hasta borrar los sentimientos y dejarlos reflejados para recordarlos. Y eso me hace volver a escribir, a disfrutar de una mirada de 5 segundos reflejada en una canción que llevo meses escuchando. Ya ha encontrado su camino en mi día a día.

Gracias Desplat, tus notas hacen que cualquier imagen merezca su significado.



1 comentario:

LadyLuna dijo...

Sí que hace tiempo que no me paso por aquí.
Miradas y música, que son capaces de decir tanto sin hablar.
Un besito.