lunes, 27 de diciembre de 2010

Es por ti que se...



Es por ti que se que tengo el don para hacerte sonreir.

Con esta frase me da para despertarme un año entero con una sonrisa tras un tropezón.

Haya o no una sombra dibujándo mi reflejo detrás de esa puerta, la canción tiene un significado propio, al menos yo se lo doy, la magia, las alas, el cuadro incompleto...y sigo por ahí vagabundeando.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Plains.



Respiro en la profundidad de la nada mientras leo el "Fin del Mundo" de Murakami. Me absorben sus palabras, el yugo sobre el que se sostienen sus personajes.

Me siento aliviado al soltar el tomo, pero con ganas de vovlerlo a coger. Leo y me alejo un poco más del mundo para llegar a esa atalaya ficticia.

Desaparezco lentamente.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Mi jaula

Una nube púrpura explota sobre mí, me anula.



Me siento perdido en un huracán de mentiras. Mienten, sisean, miento, huyo. Ahora sólo pienso en salir de ese mundo y desaparecer entre la debilidad de mis frases. Se que soy un cobarde que huye despavorido buscando la felicidad en una canción.

¿Algún consejo?

Un hálito nocturno cambia mi rumbo, palabras que sobrevuelan sobre mí sin decirme nada.

No miro a los lados ni confío en mí mismo.

Ahogado en un mar de desiertos inconfesables, pero confesos. No quiero dar marcha atrás, quiero volar y dejarlo todo atrás. Fácil de decir, imposible de hacer. No quiero olvidar, quiero renacer, volver a cambiar las cosas e ilusionarme...

...iluso. Pierdes la concepción del tiempo conforme andas, siempre que lo hagas hacia delante. Muero a pedazos por tu culpa, por mis propios actos, porque no dejo atrás ninguna palabra, incluso cuando dejo la verdad escondida.

Llamadlo jaula, pero vuelvo a esconderme entre canciones, pianos eternos que me desvelan cada noche. Eterna compañía .

viernes, 3 de diciembre de 2010

Mi almohada

Librando una batalla conmigo mismo.

Como siempre, termino cara a cara con las madrugadas y no sé qué decirle.

Mis fuerzas se debilitan, se desvanecen alejándose del frío.

He llegado al punto en el que necesito dequear constantemente.

Estoy algo perdido por las noches, lo reconozco, necesito que la almohada me aporte algo más.

Viernes que me sabe a poco, que me nubla, que me quita fuerzas frente al ordenador.

Recuerdo cada instante de esa noche eterna en la que una banda sonora me acompañaba, a mi y a esos dos protagonitas, a su luna...

Mi cuerpo me pide creer en el autoconvencimiento de estar obligado a hacer algo.

El placer han sido 6 capítulos de Los Soprano. Algo cambia.

Naia, sigues en mi cabeza. Tendré que continuar ese relato alguna fatídica noche navideña.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Tumbado boca arriba en mi propia cama, encuentro un par de calcetines. Están ahí, moviéndose frente a los míos, regodeándose de una felicidad suprema que todavía no ha llegado.

Suspiros, miradas, canciones, escalofríos. Todo invenciones. Una melodía a piano. Siempre la misma. Me desborda, me descontrola.

Supero su armadura, la rasgo, adelanto a pasos agigantados vuelvo atrás. Llego a encontrar esa mirada acordada a dos centímtros de distancia.

Sabes que voy a vencer y te escondes. Escuchas mis palabras y huyes de la melodía que deseas escuchar. Sientes que no tienes donde escapar. ¿Por qué huyes?

Se acabó el chocolate. Necesito sustituirlo: abrazos gratis.

Y si no me despierto, recuérdame todo lo que hablamos.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Ofrenda nocturna a la soledad

Breve ofrenda nocturna a la soledad.

Algo de pasta de dientes con sueños. Siempre saben a fresas. Rancias.

Inspiro algo de humo tras la ventana cerrada. Descanso bajo mis párpados con dos guantes deshilachados, negros, sucios, viejos, rotos.

Leí hace poco que alguien era feliz al meterse en la cama, al arroparse, al sentirse cálido.

Esa soledad que se encuentra en una cama al deslizarse entre las sábanas sólo dura unos segundos en un día como hoy.

Prefiero dormir y no pensar en el resto de días, en los que escucho música para olvidar y pensar en cómo despertaré.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Bla...bal



Necesitaba respirar algo después de nueve días ensimismado entre pantallas, silencios, chirridos.

Busco algo de libertad encerrada en cajón, sin llave, a las 12 de la mañana, sí, café sin leche por favor.

Pues eso, algo de aire. Escribo sin más, sin borrar una sola palabra, ni una coma.

Escribo, luego, publico. Ni pienso. Ni quiero. Duermo.

lunes, 8 de noviembre de 2010

La libertad de vencer

Relaciones humanas enfrascadas en una mirada convexa.

Aparentemente, no entiendo nada.



Jugamos con algo que no llegamos a entender. Reflexionar para no llegar a nada. Luchar para imponernos. Ganar para divertirnos. La libertad de vencer.

Añoro un cúmulo de sentimientos que nunca tuve. No los busco, simplemente los echo en falta porque no los tengo, pero no los necesito, ni los busco.

Se que aparecerán.

miércoles, 3 de noviembre de 2010



Una voz se rinde ante mil miradas. Esos cascos blancos y amarillos pierden a cualquiera. Maldigo cada mirada escondida en ese autobus. Este, ese, aquel.

Es todo a lo que me aferro, cosas que se van para no volver. El desconocimiento me atrae, me grita, me llama...hasta que le cuelgo para centrarme en mis pasos.

Todo se cae. Sonrío bajo una mueca incorregible.

Sigo caminando hacia la nada. A ver si llego ya, joder.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Piano incrustado entre neuronas

No, nunca. Es la respuesta que tras viajar en círculos cerrados, me da la neurona bien cuidada.

Sí, siempre. Intuyes la felicidad y olvidas lo demás por un ente concreto. Sonreir en el instante.

En casa siempre gana el No, nunca. Pienso, vivo, miro las estrellas incoloras por la ventana y pienso que me encantaría evitar que alguien me quite todo eso.

¿Por qué nunca?

¿Por qué no?

A veces mirarse el ombligo es lo más cómodo, pero mis principios me lo impiden.



Una frase me tortura la cabeza. Una locura sin sentido que me hace desgranar millones y millones de significados estúpidos detrás de una conclusión. ¿Por qué lo hizo? ¿de dónde llegó esa idea?

Alejo la maldad con sonrisas de la gente que me rodea, pero a veces no sabes controlarlo y terminas absorbido.

Si me alejo, entiende que veo en ti ese reflejo de agua turbia que necesito cambiar por mi propio bien. Vi el veneno. Me arriesgo a salir mal parado. No es la primera vez. Ni que lo intento, ni que me regalo mensajes crípticos que ni yo mismo recordaré mañana.

El puto piano se ha incrustado en mi cabeza. Que suene otra canción.

sábado, 30 de octubre de 2010

Sepa o no tocar

Sólo entenderé el verdadero significado de la palabra libertad cuando, en mi propia casa, disfrute de la soledad de mi propio piano.

jueves, 28 de octubre de 2010

Till i find u

Nada como un piano para devolverme al mundo irreal. No hablo de soledad, ni de sueños. Quizás no sepa ni de lo que hablo, porque ya dudo del mundo que piso.


El piano me relaja una y otra vez. La misma melodía, las mismas manos sobre el piano.

"Til i find u"

No tengo ni prisa. Tampoco ganas de que llegue mañana, pero el ahora lo disfruto. Ralentizo los segundos en los que descubro sonrisas. Me sorprendo atisbando una de mis labios al escuchar una canción.

Mi sonrisa miente, engaña, pero me ayuda a esconderme. Siempre que pienso en momentos felices, salgo de lo habitual. Creo mi mundo y recuerdo ese instante en el que caminando sólo, se me erizaron los vellos. Todos.

"En ese momento era feliz". Es o que quiero pensar dentro de ...no sé, años.

Y yo lo era en ese pedazo de instante que ahora sigo recordando una y otra vez. Un relámpago cruzó mi sonrisa, milésimas de segundo. Y lo sigo recordando y lo sigo repitiendo tras mi propia mirada ante un espejo.

Cierro los ojos una vez más y me olvido de todo.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Libro y frase al azar: El amor en los tiempos del cólera. Gabriel García Márquez


"Años más tarde, cuando trataba de recordar cómo era en realidad la doncella idealizada con la alquimia de la poesía, no lograba distinguirla de los atardeceres desgarrados de aquellos tiempos. Aun cuando la atisbaba sin ser visto, por aquellos días de ansiedad en que esperaba respuesta a su primera carta, la veía transfigurada en la reverberación de las dos de la tarde bajo la llovizna de azahares de los almendros, donde siempre era abril en cualquier timepo del año".



El amor en los tiempos de cólera - Gabriel García Márquez


[Yurima - River flows in you]

lunes, 25 de octubre de 2010

"Enseña tus heridas y así las curarás"

Tú, y tú, y tú y solamente tú.

Me encanta esta canción, sobre todo, porque no me creo más que una frase.

"Enseña tus heridas y así las curarás"



Me envuelvo en mentiras para contar la realidad. Enseño mis mentiras para curarlas, ahora me doy cuenta.

El tú y tú y tú me mata por dentro.

No existe.

No creo a este tal Pablo Alborán, me encanta su voz, su canción, pero no le creo. No quiero creer, las piedras me pisan y no me esfuerzo por quitármelas. Pesan e intento caminar con ellas.

Me hago daño y muestro esas heridas combinadas con mentiras para curarme mientras intento dejar de escuchar esta canción.

domingo, 24 de octubre de 2010

Libro y viaje al azar: las geishas y sus memorias


"No puedo imaginar que un dibujo tan hermoso pueda estar basado simplemente en la visión de una jovencita observándose embobada las manos a la luz del amanecer"

Memorias de una geisha - Arthur Golden

viernes, 22 de octubre de 2010

Cero

Miento al escribir e imagino que cierro una puerta.

Uno, dos, cero. Otro segundo más y mi cabeza estallaría recordando todo aquello que dejé atrás. El pomo parecía imposible de abrir con los ojos cerrados. Llegué al cero y volví a empezar.

Paré el tiempo en mi cabeza e improvisé una melodía.

Siempre luchando contra ese maldito piano. Cero, cero, cero.



Cambio de instrumento. Cuerda. Abismo. Soledad. Incertidumbre.

Tranquilidad.

El vacío me ayuda a comprender que me agrada mentir.

¿cómo entonces seguir escribiendo?

Miento. Y me encanta hacerlo.

miércoles, 20 de octubre de 2010

WEAK

No llega a ser un canto de sirena, pero sin haber escuchado nunca uno antes, me dejo llevar. Atrapa mis sentidos con un simple monosílabo.

¡VEN!

No sé cómo manejarlo. El sinónimo más parecido al miedo se acerca a mí, intenta explicarme la situación mnientras mis pasos me hacen caminar. Pierdo el control.

Abro los ojos al fin y compruebo que los minutos me presionan y no sé cómo engañarlo. Me queda un poco lejos, aguantaré, lo romperé con un grito. Necesito agua.

No puedo evitarlo, ¿seré débil?



Cambio de aires, me muevo por las calles de mi ciudad y sigo pensando que estoy solo. Agarros mis frías manos y salgo huyendo por donde llegué. Nadie me observa, soy otra sombra nocturna que camina sin necesidad de responder a sus preguntas. Siempre me acorrala lo mismo.

Dejarlo estar.

martes, 12 de octubre de 2010

Let the sun shine




Horas y horas tras un teclado, escondido, escribiendo, sorteando los rayos del sol para esconderme bajo el imaginario brillo de mi luna.

Viaja conmigo y abandona el día.

Llamo madrugadas a aquel sofá eterno que me susurra noche tras noche para mantenerme despierto. Los personajes de Murakami recorren mi mente, Sí, otra vez.

Dejo brillar al sol para entender así la sonrisa que recorre mis músculos cada mañana. Aparto el pesimismo para encontrar la felicidad. Sigo buscando. Demasiadas sensaciones, nada concreto.

Dejo fluir la canción una vez más.

domingo, 10 de octubre de 2010

Me disfrazo de ti, te disfrazas de mi



"Me disfrazo de ti, te disfrazas de mi. Jugamos a ser humanos en esta habitación"

"Jugamos a ser dos gatos que no se quieren"

"Y las palabras se me apartan, me vacían las entrañas"

"Finjo que no me gusta estar contigo"


Solo es una canción que me hace temblar. Gracias por dejarla viva, así te la pude robar.

sábado, 9 de octubre de 2010

Learning love

Vuelvo a hacerlo. Llueve a través de la ventana, me veo reflejado y huyo. Voy al espejo.

"Learning love"

Apreniendo a querer en soledad, con una imagen, con una canción, con una sonrisa que corrobora que sí, que simplemente asimilas y sabes que sí.

Quizás, ahora mismo, no sea más que eso.

viernes, 8 de octubre de 2010

Acordes soñolientos

Vuelven los sueños.

Observo el reloj pintado en mi mano. El sudor hace resbalar las manillas hasta desentenderse del tiempo. Miro al aire, no hay estrellas. ¿Por qué miro?

Una canción suena en mis oidos. Pienso que todo a mi alrededor puede escuchar aquella sintonía y busco, observo. Te miré creyendo entender quién eras, pero no tenía la menor idea. Eras solo un sueño envuelto en notas musicales.

Soñar.



Aparto la vista de la nada y me fijo en el reflejo obseso de mis ojos sobre el espejo. Te busco y apareces. La ciudad comienza a llenarse de pasos, de sombras, de ruidos que no llegan a cubrir un grito: "do you wish we fall in love?"

Mis labios se cierran y me alejo al escuchar la voz femenina, en el sueño y en la canción. Canto a lo lejos, "why does it feel so alone?"

La música me atraviesa y me arrastra. Vuelvo y te miro a los ojos. Busco pistas para confrontar la realidad.

Cruzo la calle y no veo a nadie. Salgo del sueño y entro en la pescadería. Una guitarra y una nota con tres palabras: "Pellízcate y despierta"

lunes, 4 de octubre de 2010

Escrito en las estrellas



Si está escrito en las estrellas y lo dice alguien, habrá al menos que echarle un vistazo a ver qué y cómo me explica ese sin sentido que me sigue dando vueltas.

Garabateando esquinas de estrellas algo más bajas, que no están en el cielo, pero que gustarían de sobrevolarlo. Trazos de líneas grises. Infinitas. Apenas puedo entender nada.

Sigo escribiendo en una estrella con forma de espiral. Escribo sin entender las palabras que se me adelantan.

martes, 28 de septiembre de 2010

"Y a mí los ojos para ver"



Poco que decir, todo empieza. START.

"Ya no hay vuelta atrás, porque ya no hay lágrimas que valgan"

"Y a mí los ojos para ver"

Ahí voy, con diez mil sentidos instalados en las pupilas, acrecentados por el color de sus ojos, de ese ser invisible que constantemente aparece ante mí sin darme su nombre. Ente extraño que cambias de parecer, acércate y déjame mirarte, que para eso alguien construyó la mirada.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Cambiare rimanendo sempre uguale

"Ho bisogno di cambiare rimanendo sempre uguale
E spesso ho paura di avere paura"



Dar pasos adelante sin dejar de ser uno mismo. Es otra manera de verlo, entenderlo, de volver la mirada al cielo y comprobar que aunque borrosa, la luna sigue contemplándome sonriente.

No dejo de entenderla, solo la miro. Una vez más.

Tenía miedo del miedo a quedarme blanco, a parar en seco y no saber arrancar. Arranqué.

La necesidad de cambiar manteniendome como el mismo de siempre. Balbuceo alguna palabra más pero no llego a entenderla. La idea está en la cabeza. Otra nebulosa. Dejo que siga dando vueltas, por ahora no me molesta.

Toca darle al play de nuevo. Algo habré aprendido.

martes, 21 de septiembre de 2010

Naia

Segundo extracto de Naia, el relato que algún día colgaré. Es otra parte escrita dentro del texto por el protagonista. Ahí lo dejo.



No distinguí el paisaje, no pude contemplar el cambio, la luna era la misma y apenas lo noté. Mi mirada se centraba en aquella forma que sobrevolaba el cielo y por mucho que entrara y saliera de millones de…a quién estoy engañando. Estaba asustado.

Alguien se entrometió en mis sueños y amenazó con quitarme lo único que tengo, la paz de aquel mundo. Una chica alocada, graciosa y listilla con melena rubia y ojos verdes apareció de la nada en medio de la noche para convencerme de que estaba soñando y de que ella estaba allí.

No entiendo nada. ¿Acaso ella también puede hacerlo? ¿Entró en mi sueño? ¿Soñé con otra persona en mi mundo? ¡Si no la había visto en mi vida!

“Te veo mañana, principito”. Tal cual, estas palabras salieron de sus labios ante mi indignación.

La chica amable que me saludo interfiriendo mi visión celestial, se transformó en un punto temporal de odio que no pude reprimir. A pesar de eso, le gustó mi camiseta de las calaveras.

Y después el gato negro. Maldito animal. Ese cascabel monótono y simplón me dejó sin aliento, sin voz. Era el punto de enlace de mi último sueño. ¿Quién es ella? ¿Qué coño hacía el gato allí?

Alguien cortaba mi libertad hasta en los sueños, un ente gatuno se introdujo en mi mente y apareció ayer, aparece hoy junto a una chica…quién aparecerá mañana, ¿mi abuela?

No, aparecerás tú otra vez, Naia.

domingo, 19 de septiembre de 2010

I don't wanna be



Estrecho el margen que me persigue. Sigo observando a mi alrededor y camino bastante tranquilo.

Luna, lluvia, amaneceres, ahora mismo nada me llama la atención.

Me encarcelo en pensamientos y prefiero quedarme aquí un rato. Llamen flojito y contestaré, no pienso moverme de aquí por un tiempo.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Ji Yeon. Poner una, escuchar otra.

Sensaciones indescriptibles al escuchar la música de Giacchino. Maravilloso.



Vuelve la bendita rutina. Las ondas hertzianas siguen siendo mi día a día, quiero que siga siendo mi vida, todavía queda un largo camino.

Las paredes de una ciudad, de una facultad, de mi propia habitación.
1. Me quedaré eternamente bajo el brillo de esta ciudad.
2. Vivir esos momentos que sabes que llegarán, esa nueva ilusión un año más, el último. Nuevos ojos con los que mirar y nuevos que descubrir. Nuevas voces a las que acompañar con gracias y guiños.
3. Aprovechar todos esos momentos que la soledad te lleva a compartir.

Y todo ello con amigos, con las personas que comparten su tiempo contigo.

Quizás con más ganas que cualquier otro año, porque sé que voy a saborearlo todo de manera especial.

Sonrio y espero seguir haciéndolo.

Todo vuelve a empezar, vuelve a ser como era y al mismo tiempo, totalmente diferente. El ambiente será el mismo, las personas distintas siendo también las mismas.

Yo, soy y dejo de ser. Cambiamos.

El problema es volver a pensar, descubrir que tengo demasiado tiempo para que la vida me espabile en aquel punto concreto donde quiero seguir dormido.

martes, 14 de septiembre de 2010

Zas, ya, si?, no!



Avanzo a pasos agigantados. La quimera se va enfocando poco a poco, pero freno. Aprendo a volar y el segundo día me corto un poquito las alas.

Sé donde encontar los hielos suficientes para tranquilizarme.

No evito saltar, gritar, demostrar la fuerza que ahora me sobra. ¿y si la guardo?

¿Para qué?

Estallo, entorpezco mis propios pasos, me tropiezo, sigo caminando con una sonrisa y atrapo al aire todo lo que llega. Miradme, estoy escribiendo con una sonrisa.

Demasiado personal, rápido, sin repasar, utópico.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Sueños de Sadot

Necesitaba explotar y el relato me obligó a hacerlo. Esa noche.

Este fragmento es la escritura de mi protagonista, de un tal Sadot. Algo más que sueños.

Un pequeño camino del relato que algún día colgaré




Camino calle abajo y vuelvo a dibujar formas en mi imaginación mientras busco algún sonido, alguna voz.

Otro día más, nublado. Otro día más me pregunto por qué no puedo volar en mis propios sueños. El cielo se me resiste.

Es el séptimo día de esta costumbre escalonada. Siete días empezando donde acabé, siete noches recorriendo callejuelas sin entender nada, no hay quien me de una explicación. ¿Seré yo, mi mente recrea todo esto?

Sombras y más sombras. Soledad. Araño las paredes, escupo sangre, soy real, lo sé. Mi mundo se divide en dos y ambos existen. Días y noches imperfect@s.

24 horas al día despierto. Otra vez con ese tema no, por favor. Reflexiono demasiado aquí y allí.

Recito algo de memoria de Boris Vian y pienso en una canción de Yann Tiersen. La mezcla perfecta. Todo suena en mi cabeza. Llego a mi destino. Otro día más, la plaza está vacía, el banco me espera y la luna sigue inerte esperando su previsible movimiento.

Escucho un cascabel, giro la cabeza y aparece un gato negro. Había visto murciélagos, patos e incluso mosquitos, pero nunca gatos. No me gustan los gatos, paso de él.

Respiro un aire que siento todo mío, un aire puro, siento que pertenezco a ese sitio, que no quiero salir de allí, que la luna me ilumina todo lo que necesito cada miércoles para aguantar una semana más. Ya son muchas.

Suena el cascabel, ahora más cerca. Giro la cabeza y el gato está sentado a mi lado en el banco. Antes de jugar con mi propia suerte, prefiero levantarme que acariciarlo y huyo hacia lo que parece ser el norte. No lo tengo muy claro. Avanzo unos metros, dejo el cascabel y a su propietario en el banco negro y me dirijo hacia el mirador. Desde allí puedo seguir observando el desquebrajar de lo que queda de luna.

Me pregunto si puedo quedarme dormido en mi propio sueño. El aire sopla ahora escalofríos en mi nuca; mejor no jugar con eso.

Pasan las horas y no hago más que silbar canciones. Una banda sonora tintinea en mi cabeza. Pasan las horas y la luna se despide. Pasan las horas y respiro una vez más hasta despertarme.

No. Escucho el cascabel. No, ya estaba despierto. No lo sé.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Deja de escupirme

"Quiero despertarme y conocer esos susurros.
Pídeme más muertes y veré que puedo hacer"

Piensa que la vida no es más que una nube. Luz, sombras, lluvia...chapoteos quizás.

Escribo, Sadot.

Mi propia historia.



Soledad, sí, te hablo a ti, deja de escupirme. Se que no me puedes abrazar, así que no humanices tus gestos. A veces te pido lo que añoro, pero no soy yo, lo prometo,
es mi abandono el que te llama en noches sin luna. Si me buscas me tendrás aquí siempre.

Tu, yo, aquella playa inundada de arena, de vidas apagadas, de sonrisas tránsfugas.

Me alejo del día en el que comprobaré que existen esas alas. Será la noche en la que aprenda a volar, a dar bandazos a mis anchas, a respirar.

Veré los fuegos artificiales de cerca.

martes, 7 de septiembre de 2010

Aprender a mirar



"No tenía alas, nadie me enseñaba. El misterio no tiene más que aquella forma en la que debes mirar"



Me autodestruyo lentamente por dentro. Un eco inconsciente me grita, me golpea desde dentro, quiere avanzar.

No lo entiende, ya lo hago.

Ensimismado entre ruidos, asimilo la antipatía de un pensamiento escondido. Nada me cuadra, sigo adelante.

Nadie supo enseñarme a entender la vida, sus subordinadas, sus sueños.Ella tampoco se deja avasallar a preguntas, prefiero aprender a mirar con mis propios ojos.

Erro y seguiré errando hasta entender la manera de mirar, de sentir, de llegar al principio. Si, sabiéndolo, no me entiendo a mi mismo...

domingo, 5 de septiembre de 2010

Erase you



Antes hubiera preferido volar y estrellarme a quedarme tras la máscara esperando a que el mundo moviera ficha.

Ahora, sin máscara, he dejado las alas en el sillón y he movido yo el mundo con un simple gesto.

Échale un vistazo y compruebalo. Parece que ni él mismo se haya dado cuenta del cambio, pero con sólo elevar la vista ha borrado hasta las alas de su futuro.

Sabiendo andar, ¿por qué entretenerse en volar?

Ahora camina entre nubes imperfectas que a ras de suelo difuminan el paisaje. Y a pesar de todo sigue caminando convencido de algo que no se puede ver a simple vista.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Susurros inertes

Click. Alguien toca una tecla equivocada.



Unos labios desconocidos se acercan a mi nuca.

Se eriza el nudo de mi garganta.

El escalofrío me agobia, no me deja pensar. Mantengo la venda en la mano y mis ojos frente a la pared. El aire gélido vuelve a atacarme por la espalda. No llego a sentir más que un suspiro cálido. Tiemblo.

Impotencia y silencio. Abro los ojos. La pared desaparece y comienzo a caminar sin celeridad.

Una voz soñolienta y desconocida me susurra al oído.

-¿No vas a venir?

-¿Acaso no ves que me estoy alejando?

No miro hacia atrás, olvido esa voz desconocida. Avanzo veinte, treinta metros y me doy la vuelta. Demasiado difuminado.

jueves, 2 de septiembre de 2010

"Never believed that things happened for a reason"

"Never believed that things happened for a reason"

He dejado de creer. Como en tantas cosas, ha sucedido de repente.

Me vienen a la cabeza miles de pensamientos y solo una frase, "nunca creas que las cosas suceden por una razón". La frase llegó a mí y creo que me resume con detalles en tan solo 9 palabras.

Sin haber discutido con nadie, sin haberlo hablado conmigo mismo, nada. Volvía a casa en un autobús y la idea se cruzó con mi mente entre pensamientos fuera de cualquier sentido lógico. (Juan sonrió bastante).

Simplemente, he dejado de creer.

La nada me absorvió unos instantes y me destrozó en trozitos de felicidad con sabor a fresa.

Observo y disfruto, contemplo y me regocizo en mi soledad. Es como soy, no como quiero ser, como soy ahora mismo.

Nada como millones de canciones románticas susurrándote desde tu mp3 para que te des cuenta de que demasiada gente está pendiente de lo mismo. ¿Tiene algo que ver? ¡no! Típica reacción adolescente alejada de mi insensatez, sólo una reflexión.

Un punto concreto de mi inestabilidad me ha hecho tomar la decisión en una milésima de segundo, sin pensarlo, sin que doliese, sin necesidad de hacer un castillo de este grano de arena.

Hay una persona que sabe que la espina de aquella rosa todavía puede cortarse, pero aquello es diferente.

Me doy cuenta al sonreir, mi reflejo en el espejo me entrega la sonrisa falsa que siempre he despedido por mis facciones, pero el humano de debajo y el sonido de la carjacada que lo esconde suena a verdadera felicidad. Nada de lo que nace de mi puede cambiarme ahora mismo y ni siquiera tendré que buscar escudo, mi propia música me defiende.




PD: Nada como encontrar otra maravillosa canción romántica para enfatizar todo lo que no quiero transmitir con mi entrada. No hay que entenderlo, lo voy sintiendo con el paso de los segundos, las horas, las sonrisas...

miércoles, 1 de septiembre de 2010

You only get one life



"So no matter who you are, do yourself a favor and life as if you know, love as if you know. YOU ONLY GET ONE LIFE"

Buscar el espacio y el momento adecuado para elegir, para hacer eso que no he hecho hasta ahora, para desestabilizarlo todo. Llegar, mirar adelante y no volver a repetir nada de lo hecho hasta ahora.

Da igual quien seas, vive como si supieras, ama como si supieras hacerlo porque solo tienes una oportunidad. Y si después de todo tienes un sólo segundo para ti mismo, te habrás dado cuenta de que todo ha merecido la pena.

Yo grito, descubro verdades universales y las escondo, las olvido y recuerdo que no sé vivir, que no sé amar, pero me arrancaré la piel por hacerlo sólo como yo sé.

lunes, 30 de agosto de 2010

FALOS

Desconecté.

Supongo que la semana completa sin rastro de procupaciones me reconforta (las dudas del "supongo" quedan desde este momento desterradas = no reescribo hoy).

Leyendo algo de una playa recuerdo la paz que me invadió sobre la arena portuguesa al sentir ese aire helado por cada poro de mi piel. Granada también me hizo disfrutar de esa sensación, ese mirador...inolvidable.

Y tan fácil como pensar en cualquier otra cosa. Mi cabeza ya no recuerda y hasta que no viva y tenga delante algo que pueda tocar con algo más que con neuronas, no volverá a desconfigurar mis sentidos.

Siento movimiento en mis mejillas, será el atisbo de una sonrisa que lucha por aparecer. Intentemos ponernos de acuerdo ¿ok?

: : : :)




(mola la letra, mola la canción, pero no las pintas del prota...acaso importa? XD)

sábado, 28 de agosto de 2010

Puntos eternos

Salgo en busca de respuestas.

Las preguntas me torturan, pero las escondo tras el caparazón.

Nadie me obliga a responder, soy dueño de cada una de mis comas y de mis tildes.

Aguantad puntos suspensivos, pronto llegará el fin y dejareis de ser eternos.

jueves, 26 de agosto de 2010

SOMBRAS



El camino es la distancia que quieras recorrer.

Mirar el horizonte y no ver el final, ver el presente desde el punto en el que te encuentras y buscar el futuro sin ver más que luz y muchas, muchas nubes.

Soy yo, otra vez yo y mis sueños. Piso sin fuerzas las huellas de cualquier recuerdo pasado. Zancada continua, firme, sobria. La línea parpadeante que fija la carretera me señala el destino, pero apenas me permite respirar. Contemplo un espejo a lo lejos y cuanto más me acerco más estancado y borroso me veo en el reflejo. Me retraso lo suficiente como para no verlo, doy tres pasos a la derecha y cerrando los ojos, camino durante diez minutos (u horas) hasta creer superarlo.

"Busco los golpes para reconocer alguna parada del camino".

Palabras de un soñador empedernido que se perderá por callejuelas lúgubres llenas de amigos y enemigos dispuestos a todo.

Recupero el rumbo y avanzo impotente hacia aquel mundo sombrío que juega con la amabilidad de la soledad. Creo que todo esto lo tenía en la cabeza cuando me di cuenta que tenía los ojos cerrados.

Y te chocaste con el espejo.

Que se arriesgue a mostrarme una imagen de mi soledad, que morirá destrozado hasta que vuelva mañana a conciliar el sueño.

Y terminaré jugando con las sombras para poder caminar durante millones de sueños tranquilo.

martes, 24 de agosto de 2010

H*/#!ªº=

Hoy buen rollo, remix de canción chula.



Probando teclas: H*/#!ªº=

Borro todo lo escrito y me desinfecto de pesimismo.

No, nada, escapa, huye.

Una semana. Juan VS soledad. La lucha definitiva.

Me pregunto qué es la amistad. Me demuestro que lo antepongo a todo. He perdido mucho tiempo a veces ignorando la importancia de esas personas que siempre han estado ahí.

La persistencia es la clave. Que el mundo me aguante entonces porque pasaré al caos creativo. Ya avisaré a alguien un día cuando despierte.

domingo, 22 de agosto de 2010

I don't exist



Creo que no existo, a veces lo siento. Un fin de semana metido en mi propia burbuja. Necesito salir pero lucho por quearme. Será el puto pesimismo al escribir.

Pocas ganas de escribir, muchas de agarrar algo y tirarlo lejos, muy lejos. Aguanto, no me muevo, espero movimientos. Sigo creyendo que para mucha gente no existo. Estoy harto de luchar siempre por lo mismo y no ver nada más que niebla.

¿Acaso no puedes verme?

Sigo aquí.

viernes, 20 de agosto de 2010

Avanzar

Enclaustrado por palabras que apenas conozco. Sin decisión, a la espera de una llamada, de un mensaje incierto. Me siento en un limbo construido por mis propios destrozos.

Ahora, indeciso, me mantengo al margen de algo que puede cambiar mi vida y no sé si puedo tomar una decisión o seguir a tientas un camino que apenas distingo.

¿Avanzar a tientas o descansar a la espera?

La segunda opción me da tranquilidad, de momento es la más segura. No sé si arriesgar, estoy jugando con mi vida, no sé si mirar algún corazón más.

Y sí, las palabras lo son "todo" en esta vida, nos pueden hacer cambiar de decisión en el momento más importante. Quizás no, quizás me muevo por sonidos melodiosos que me dicen lo contrario, quizás he de darme cuenta de que todo es una farsa.

jueves, 19 de agosto de 2010

Ni blanco, ni negro.

El negro se apodera de nosotros. Por mucho que quieras atravesar esa pared incolora cuando cierras los ojos, no verás más que un extraño agujero que te impide jugar con la libertad de tu mente. Impulsos inexistentes. Tengas una venda puesta o te dispongas a dormir, tendrás que ver el color negro cuando cierres los párpados, alguien te creó así, no p uedes evitarlo.

¡El que jueguen conmigo me desata!

Fallo en mi intento desesperado por soñar con la segunda persona del singular; puto obstáculo. Mente en blanco, borrón negro. Estoy sólo.

Cojo carrera para avanzar unos metros sin estrellarme. Volar sólo. El botón de "soñar" sigue siendo demasiado pequeño y lo dejo atrás. Todo vuelve a ser como al principio, blanco y negro, ninguno me da la solución. Me estrello sin consecuencias, algún rasguño, ninguna caricia.

El piano me entristece, me satura, me atrapa hasta seducirme, me miente. El teclado y sus notas se apoderan de mi, de mis sentimientos. No soy yo.

La impotencia ahoga mis gritos, me siento incómodo en cualquier lado.

El tiempo me atrapa y no sé jugar más que a esquivarlo. Tengo que encontrarte para que me ayudes, porque sin tus besos, desconocida, no sé qué camino elegir. Tanto dudar para seguir encerrado en esta jaula de carmín. ¡Joder!

Encerrado en esta minúscula jaula y al fin lo veo. Las huellas de carmín concentran mi atención...pero por favor, ven a abrirme la puerta para que pueda seguirte.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Trying to decide

El sueño me ha dejado hoy KO. Jugué con la siesta, me metió una goleada hasta despejarme de la realidad. Luego desperté y me hizo olvidar los estudios a cambio de una sangría futbolística y mental.

Llueve. Caen gotas pero apenas las siento. Necesito ese paseo entre nubes, sombras y agua, pero un poco más cerca de mis latidos. Sigo en blanco, sigo perdido y sin señales de vida. Llamo y suena hueco, insisto y nadie contesta. Nadie me confirma que siga despertándome cada mañana.

No fuerzo las sonrisas, son reales, se que existen, pero esta vez no las veo, el espejo en el que me miro cuando salgo de casa no me responde, parezco invisible. El mundo sigue dormido y yo sin saber despertarlo. No se donde llamar, piso fuerte para comprender la existencia del suelo, nadie contesta. Todo parece en su sitio y yo, por supuesto, sigo perdido.

Sigo buscando miradas, sigo jugando con ellas para buscar energía en alguna parte. Por ahora aguanto y creo que insuflo algo en alguna parte.




Ya jugué con esta canción. Ahora la original. Shontelle mola. More than words...la sigo retrasando...ais.

martes, 17 de agosto de 2010

Escalofríos

El escalofrío recorre mi cuerpo con los compases de aquella melodía. Inquieto, no puedo controlarme y lo busco hasta encontrarlo. Le doy al play, suena y descubro su secreto.

El escalofrío serpentea mi espalda y escondido, sorprende a mi piel a bocados sin avisar. Dueño de mí, me dejo llevar por la música, por el frío, el calor, la lluvia, su sonido, la ropa que sigue sujeta a mi cuerpo después de salir de la ducha.

Y traspaso, otra vez, mis ojos frente al espejo. Sí, sigo mirando y aguanto capa tras capa hasta encontrar mi propia sonrisa ensombrecida por mis tristes ojos. Allí estoy yo, escuchando una canción, una de tantas mitificadas de las que disfruto hasta llegar al orgasmo satánico de mi mente, que sigue buscando mi propia felicidad en una sonrisa escondida.



PD: Esa canción que suena de fondo tras el espejo es More than Words, pero prefiero dejarla y hablar de otras cosas mañana. Hoy me siento algo más identificado con algo más español. Raro en mí.

lunes, 16 de agosto de 2010

Sevilla

"Son sus pequeños detalles los que la convierten en algo especial, algo diferente".

Sevilla.

Lo necesitaba, volver a respirar. Ahora no se cómo explicar lo que siento al volver, pero mi mente necesitaba guardar diariamente ese aire que he dejado de tener en mis venas durante unos días.

"No puedo explicar eso que se siente al volver a mi ciudad"

Sevilla.

No me habrán explicado bien eso de salir con una sonrisa de tu propia casa, no habré entendido lo que desde fuera me han intentado explicar, pero ahora se que no me voy a mover de mi ciudad, que por mucho que huya siempre volveré al lugar en el que alguien me espere.

El secreto, mi propio secreto me revela que tengo que aprender a comportarme tal y como soy. Eso completa mi caracter, mis sentimientos y mi ciudad.

Y si he aprendido algo, es que de todo tipo de música puedo sacar conclusiones y esta canción me sorprendió porque sus cantantes no me gustaban, porque se cantaba allá donde fui (lejos) y porque sentía lo que decía, al igual que la tinta de la pluma que enfundaría si no tuviese un teclado.

"Sevilla, no es una ciudad, es un sentimiento, se se puede explicar"

miércoles, 11 de agosto de 2010

Moon River

Me fascinan los misterios sociales, me encanta descubrir el enigma que hay detrás de un símbolo, de un blog, de una sonrisa, de una frase, de un personaje. Alguna vez descubriré cual es el mio.

Punto y seguido. Hoy creo que voy a comenzar un ciclo de Bandas sonoras, que ya tocaba...Moon River.



Y recuerdo que otra vez más tengo que hablar de ellos. Sigo buceando demasiado en los sueños sin saber qué estoy haciendo exactamente (recomendable no mezclar mis pensamientos con los guiones de las pelis de Nolan por mucho que me gusten) y sigo sin encontrarme nada al despertarme.

No voy a repetir preguntas que el universo ya se ha preguntado millones de veces, pero me las hago a mi mismo para descubrir qué hay detrás de mis electrizantes vellos.

Hastío, algo de cansancio, necesidad de cambiar, de apuntar a esa dirección que apenas distingo a lo lejos. Será que no tengo puestas las gafas. Quizás es que sigo con los ojos cerrados. Levánteme pues. Sí, usted, despiérteme y dígame qué estoy soñando, así pueda irme, pueda huir con...contigo.

lunes, 9 de agosto de 2010

STUCK LIGE GLUE

Prendado (y cansado) de mi nueva forma de vagabundear. 3 días sin hacer nada. Esta rutina asfixiante no me convence, creo que volveré a lo de siempre. Agitación, bloqueo mental las 24 horas del día.

Mañana veo la esperadísima Inception. Espero que Nolan, al igual que a muchos, no me decepcione, porque lleva una carrera perfecta. Followers, gran primera película.

Calla. Mañana, charla, película, charla. 3 etapas. La radio. Fútbol. Rugby. Comienza a sonar todo. Correro Murakami...siempre le dejo una ventana abierta, mis fetiches son demasiado persistentes.

También he disfrutado hoy de un poco de música. Sorprendido con esto:




Mañana, con todos vosotros, os presentaré al hermano (doble) tonto de Justin Bieber...un timo musical xD

Hoy, nace el día, 2 de la mañana, no tengo sueño, vuelvo a ver este clip y vuelvo a sonreir. Quiero algo así, un sueño, mi propia historia, una sonrisa, mil momentos. En fin, quiero una película para poder hacerlo, o un clip, o 3 minutos de mentiras que me hagan un poquito más feliz y eso que no me puedo quejar en nada eh? jejeje

Let's go.

domingo, 8 de agosto de 2010

Agua, agua. Agua.

Reactivando mis sentidos en casa. El exterior me asusta. Algo más sólo hasta que llegue la señal. Avisos, pero ningún ataque. Agua. Agua. Agua. Vuelvo a fallar.

Despertaré un día con algo bajo el brazo, hasta entonces, seguiré aguantando.

Añoro el olor de un amanecer tras conversar con la luna durante toda una noche. Solo, acompañado, como sea, tendré que probarlo cuando vuelva a tener madrugadas.

sábado, 7 de agosto de 2010

"quién pagó la jaula al domador"



Un secreto: ya no converso con las madrugadas. Mi silencio se hace eterno y se petrifica cuando la noche reina. No sé cómo afrontar el tiempo cuando pasa el umbral.

Las gotas de sudor de la luna siguen cayendo sobre mi tejado, pero ya no las aprecio.

¿Esperar a enero?

Alguien me ayudará a sacar las fuerzas, a cobrar más minutos cada 24 horas para redescubrir la esencia de las largas e indestructibles madrugadas. Mientras, aguantaré por frenar los impulsos nocturnos.

Eliminar la necesidad de dormir para aprender a soñar despierto.

jueves, 5 de agosto de 2010

Huir para volver

Mi universo. Ciudades llenas de pajaritos y ensoñaciones. Enfoco un primer plano de la arteria que me lleva a cometer locuras. Todo me grita desde dentro que lo haga, ¡reacciona! Tienes que dejar tu ciudad un par de días, sí, lo vas a hacer.



Mis ojos se encontraron con sus gemelos inexpresivos una vez más frente al espejo. Ya se habían visto antes, pero nunca habían conectado confirmando la seguridad de hacerlo.

Nada es lo que parece. Las palabras no saben refugiarse por sí mismas.

Tengo que estar ahí, tengo que ahogar esos gritos en lágrimas para que sólo sufran un par de almas bondadosas. Desaparezco sin respirar, cedo todas mis fuerzas para enfrentarme a otro aire y a la magia de esa ventisca que algún día me invadirá.

Cada noche tiene su encanto, pero por ahora, sigo prefiriendo la mía. Aún así, huyo.

Shhhhhh, calla y observa, vuelvo a pasar la frontera imaginaria. Sí, con tu ayuda. Ya estoy llegando, ve cerrando los ojos.

martes, 3 de agosto de 2010

Libro y frase al azar: viaje a Estocolmo


"Aquel día Lisbeth Salander llevaba una camiseta negra con la cara de un ET con colmillos y el texto I am also an alien. Una falda negra, rota en el dobladillo, una desgastada chupa de cuero negra que le llegaba a la cintura, unas fuertes botas de la marca Doc Martens, y calcetines con rayas verdes y rojas hasta la rodilla. Se había maquillado en una escala cromática que dejaba adivinar un problema de daltonismo. En otras palabras, iba bastante más arreglada que de costumbre".


Los hombres que no amaban a las mujeres - Stieg Larson

Brielle

Un relato le da vueltas a mi cabeza día y noche. No sé por donde cogerlo, las obligaciones me acechan y el verano sigue avanzando.

Fue algo así como "esta ya la conocía, yo quería algo de tú música, algo extraño".

Me conmovió. La repito una y otra vez porque me balancea hacia el mundo que construyo diariamente y me sigo preguntando cada vez que camino escuchando mi mp3 si alguien en el mundo, escuchará la misma composición de artistas que yo. Creo que es imposible y de ello me congratulo sin saber exactamente el por qué. ¿onanismo?

No, creo que es algo más personal, algo que se retuerce dentro de mí.

.............................................................................................................

Ayer, corriendo, recordé a Murakami cuanto constantemente, repite en su último libro que cuando está corriendo, disfruta del paisaje, que no piensa en nada. Me pareció casi imposible verlo así, pero cuanto más avanzaba, cuantos más metros dejaba tras de mí, más comprendía aquello de "no pensar en nada". El tiempo va pasando incomprensiblemente, sin mediar hechos contigo más que el de la siguiente canción que remueve mis tímpanos.

He aquí la canción que ayer me mantuvo firme intentando mantener el reto que el propio nipón tiene a la hora de correr, aguantar hasta el final sin andar.




Volvemos a lo mismo, es una reacción extraña y personal, pero el incierto corredor que por ahora intento ser, ya tiene como premisa esa afirmación se pregunta por qué mientras vuelve a calzarse sus deportivas.

domingo, 1 de agosto de 2010

Casualidades: Pira II parte


"Escuchándole se me ocurrió que en aquel instante lo único que me podía proporcionar alguna satisfacción era prenderle fuego al mundo entero y arder con él. Corelli, como si hubiese leído mi pensamiento, sonrió enseñando los dientes y asintió.

- Yo puedo ayudarte amigo mío."

El juego del ángel - Carlos Ruiz Zafón



(el fuego desafía la suerte con la que abro los libros)

Talking to the moon

No sé si la cabeza es la que me pide hacer locuras, pero creo haber tomado la decisión de hacer una en este mismo instante. Necesito contarlo sin hacerlo.

Días, horas, miles de minutos perdidos desde aquel 26 de julio. Irrecuperables. ¿Por qué seguir esperando cuando puedo seguir contando en otro lado?

El tiempo hará que todo momento perdido se recupere impepinablemente, pero si las nubes siguen pasando sin susurrarme que llega ese momento, tendré que forzarlo. Quiero hacerlo, me apetece, lo necesito. Me repito, pero esas son las palabras que me transmiten cada sensación que rodea mi cuerpo. ¡YA!

La lista al comienzo del verano era interminable, millones de cosas por hacer y hasta ahora, pocas hechas, algunas empezadas y muchas pendientes.

La locura aparece cuando menos te lo esperas, siendo o no locura lo que me domina, porque no se manejarlo. De una manera u otra, desapareceré este fin de semana para desembarcar en algún otro rincón de este universo y espero que allí, encuentre lo que ahora mismo retumba dentro de "lo que cojones pueda ser todo esto".



PD: Joder, después de escribir esto, encuentro esta canción. Y sí, me lo explica todo.

"At night when the stars light on my room i sit by myself talking to the moon, try to get to you".

jueves, 29 de julio de 2010

Pira



A partir de hoy, voy a hacer una chorrada que me hace ilusión. Voy a coger un libro, cualquiera, el primero que pille en casa y voy a abrirlo por una página al azar, elegir una frase al azar y mostrarla. Quizás hablar de ella, quizás solo escribirla, reflexionar sobre ella o simplemente entenderla por muy poco sentido que tenga. Me hace ilusión hacer este tipo de chorradas.

Ahí va la de hoy:

"Por la luz de la vela. Viviría toda la vida con velas, con candiles, al lado de un fuego. Eso es real. La luz eléctronica no lo es. La llama es algo más, es vida, es calor, es un fuego, es el mismo amor".

Los amigos del crimen perfecto - Andrés Trapiello




Si lo piensas, en millones de ocasiones vivimos pendientes de ese hilo de electricidad. La vela es intensa, se acaba, llora hasta disimular su muerte. Creo que tendré pues que olvidar la electricidad y vivir del reflejo de esa pira eterna que provoca, que atrae. Llamas incontrolables que arden sin ton ni son, sin saber por qué son y por qué dejaron de ser.

El humo hipnotiza mi mirada, la ausencia de ese color rojizo me envuelve en una soledad incomprensible.

Saldré a comprar más velas, tú espérame que no quiero estar sólo cuando vuelva.

miércoles, 28 de julio de 2010

Seven

La espera se alarga, la nube sigue observándome desde el cielo con una sonrisa burlona. Ella no estará aquí para saberlo, pero algún día se lo contaré cuando las nubes hablan. Mientrastanto, tendré que preguntarle a mi interior cómo se llama eso que ahora mismo retrasa lo ineludible.

Salir, respirar, besar, dormir, hablar, gritar, soñar. Al principio escribí 30 verbos y lo he dejado en siete, just seven.

martes, 27 de julio de 2010

Noche

Si lo sueño será todo más fácil, pero al despertarme apenas conseguiré recordarlo.



Día extenuante de principio a fin. Prefiero pensar en el miércoles de aterrizajes, de listas eternas, de noches interminables.

La gaviota sigue dando vueltas en mi cabeza tras aquellas calas portuguesas. Portimao igue frío en mi mente y en mis pies. Nada, paso atrás, salto adelante.

Me amarro los cordones y me subo los miembos hasta su lugar de apoyo, ahora toca vivir, déjame intentarlo contigo.

lunes, 26 de julio de 2010

Massive attack

La lágrima del lunes se rejuvenece con el paso de los segundos. La gaviota vuela sin idea de por qué lo hace. Sueña, se posa en mil ramas y vuelve a descansar.

Vuelta al comienzo, todo sigue igual, un viaje más, palabras que repasar, objetos que mudar, mentes que liberar.

El sueño no me puede, pero debilita mi cuerpo.

Los tres hermanos tienen el gran secreto, allí donde yace el lugar al que creo pertenecer.

Martes 27, espérame despierto esta madrugada.

miércoles, 21 de julio de 2010

You

Me desperté en la madrugada de ayer con un secreto entre espasmos y sudores. Acababa de tener un sueño y lo recordaba todo. Las imágenes se perpetraban en mi cabeza sin que yo hiciera ningún esfuerzo por recordarlas. Un secreto más que contar antes de que se me olvide.

Hablas de espítirus y tiemblas; piensas en playas y te imaginas una llena de aromas imposibles; escribes una mañana sobre espejos y te terminas viendo en un sueño frente a uno, otra vez.



Me vi a mí mismo esconderme bajo las sábanas de una cama que desconocía. Mi cabeza imaginaba los ángulos muertos de la habitación para dejar de pensar en esos labios que se acercaban imprecisos a su destino. Mi cabeza me pedía un poco más de sentido, pero las fuerzas se desgastaban con la luz del día.

Por suerte era de noche.

El humano intentaba dormir pensando en una frase. "Al acostarme, si pienso en algo, terminaré soñando con ello". Y así fue. Al instante, no más de veinte segundos, el individuo cayó profundamente de costado dejando de lado las sábanas a las que antes se había aferrado con fervor.

La primera imagen fue un espejo. El primer encuentro con un espejo siempre es sorprendente y he de decir, que en el caso de los sueños, cada uno de esos instantes puede serlo.

¿Por qué? (No intentes entenderlo, lo he soñado yo y aun así no lo hago)

No había nada. Yo estaba allí, quizás con un ambiente incorporeo por aquello de estar soñando, pero allí frente a mi otro yo sin reflejo. El espejo no me reconocía, pero actuó como si se hubiera concentrado en mis recuerdos para descomponerme mi vida en imágenes.

La banda sonora de Madeleine Peiroux me hizo temblar sobre mis propios pasos como persona. Visualicé momentos que ni siquiera sabía que mi memoria retenía, uno detrás de otro. Mi niñez, anécdotas familiares, avioncitos, trenes, amigos, compañeros de clase, historietas, momentos inolvidables, besos, viajes, lágrimas, la realidad.

La última imagen se apareció ante mí entrelazándose con mi propia cara sollozando ante ese mismo espejo que me devolvía a la realidad de un sueño. Ahora sí podía verme sollozando como un enano que no quería recibir esa última cucharada.

Una sombra apareció ante mí con una amplia sonrisa de oreja a oreja. Lo único que observé fueron sus labios y sus ojos rasgados coloreados frente al blanco y negro de su figura. Cogí su mano y entendí que todavía, no pudiera verla a ella en el espejo por mucho que la buscara, así que decidí dejar de observar entre realidades paralelas y la seguí sin entender nada.

En ese momento dejé encajada la puerta de aquel espejo y volví a cerrar los ojos para caminar.

En el sueño no sientes, no entiendes, pero despertarte y verlo todo, hace que le des diez mil vueltas a cada segundo vivido. Quizás reflexionar sobre sueños sea estúpido, quizás, ese sueño haya cambiado mi vida.

martes, 20 de julio de 2010

Mi espejo y mi ciudad.

Qué tendrá mi ciudad.

Algo me dice que puedo sentarme en cualquiera de sus esquinas y sentir que estaré eternamente atrapado por su encanto. El imán que desprende y mis ganas de salir adelante bajo sus murallas hacen que la conjunción de ambas cosas provoquen tremendos destrozos en mi cabeza.

No todos positivos, pero prefiero pensar en que cualquier muro temblará ante lo que llevo conmigo. Sin saber exactamente cómo reconstruiré todo lo que aparecerá ante mí, el verano será diferente. Ya lo está siendo.

Se jugar con los espacios vacíos, me muevo bien y se ocuparlos con la certeza necesaria como para no autodestruirme. Hasta ahí controlo mis movimientos.

La inclusión de nuevas ideas es lo que me desatina. Portugal está a la vuelta de la esquina y me muevo por sus ilusiones. Un fin de semana con un colofón final.

What i am gonna do.

Seguir adelante, pasear diariamente junto a las sombras que conviven conmigo, y digo bien fuerte, SOMBRAS QUE PREFIEREN SEGUIR MUDAS Y COHABITAR CON LA MENTIRA A RECONOCER SUS FALLOS.

Prefiero centrarme en mis propios ojos y en el reflejo que tendrán en unos días, porque el escudo ha desaparecido y gracias a ello, sabré qué mirada buscar cada segundo. Olvidaré las historias de los ojos anónimos que se pierden diariamente en mi ciudad para centrarme en ella y en todo lo que me regale.

Brilla.

lunes, 19 de julio de 2010

"The little things. They made me fall hard"



Cada palabra de esta canción hace que se me rompan todos los moldes. Me recuerda a Damien Rice.

La música un día me va a volver loco. Creo que necesito otra tarde eterna, sin móviles, sin personas, sin ambiente, solos yo y la música jugando con el tiempo hasta que la realidad me devuelva al sueño, a la vida o a lo que en ese momento el destino me califique de necesario.

"Somehow you out shattered my defense" too.

Despierto con esta frase. Otro día más. Mis defensas se rompen, la fuerza de mantener una promesa se fue haciendo añicos el resto de cualquier pensamiento.

El tú sigue dentro de mí. Ahora seguiré caminando hasta encontrar otra de estas canciones.

sábado, 17 de julio de 2010

La rareza del humanoide

En una situación extraña el humanoide se plantea cuando ya está perdido, cómo ha llegado hasta allí.

Despierto un domingo desde las 07:29 de la mañana, me replanteo un par de cosas y desayuno. He dormido bien, un comienzo extraño para pensar que algo no va com debería.

Despego, doy cabezazos imaginarios contra la pared, no salgo mal parado y me levanto sin heridas porque de hecho, no me he dado ningún cabezazo.



El escudo es inapreciable y apenas puedo verlo por más que me acerque. De hecho creo que estoy tan cerca que podría robarlo y tirarlo al mar para tener que ir a recuperarlo una hermosa tarde de un domingo en septiembre. Pero prefiero observar cómo desde la distancia, se rompe por sí mismo al no poder aguantar el peso de tus pisadas.

La vida sigue a lo suyo, pasa, se detiene, vuelve a pasar y termina jodiendo a muchos otros para posteriormente golpearnos a nosotros mismos.

Sin levantarme de la cama, observo el futuro del día de hoy. No tiene mala pinta, disfrutemoslo sin pensar mucho.

El tiempo casi siempre tiene la última palabra, pero hay que saber guiarlo por el camino correcto.

Creo que de momento salgo vivo de todo esto y que comienzo a ver un resquicio de lo que necesito. Ahora sólo falta que la ventana haga ese ruido inapreciable al abrirse para poder darme cuenta de que de verdad se ha quedado abierta.

viernes, 16 de julio de 2010

Tralará

Montar en bici sigue siendo uno de mis retos, pero cada vez que pienso en mantenerle la mirada a alguien un día completo, se me hace eterno, cual noche interminable a la luz de la luna, los cubatas o la simpleza de una plaza sevillana. Todo gira alrededor del número 24.

El número se subestima a sí mismo hasta sumar 6 y llegar a 30, pero no sabe con quién está jugando.

Lo raro se convierte en extraño y sigue cohabitando conmigo y con un golpe seco. Me quito la venda, te tapo los ojos, y sigo caminando. Así podremos charlar un rato.



Y la noche será tan larga que la música no dejará que escuche mis propios susurros.

Sí, estoy nervioso y lo estaré hasta que el 24...espera, 26, mejor el 26. Sí, Portugal me espera hasta entonces. I need to find my life.

jueves, 15 de julio de 2010

Smiles

Absorto ante mis propios pensamientos. No sé expresar lo que sucede porque si ahora mismo alguien llamase, se daría cuenta de que la puerta se acaba de abrir. Han entrado sin llamar, tenían la llave y no me lo habían dicho.



Al abrir la ventana el viento me despertó con un zarpazo de aire frío e inesperado. Sin ceder, entendí que me proponía una tregua para permitirme abrir los ojos y volver a ver el mundo.

Pestañeo con cuidado, me encuentro sentado en un autobus, me levanto, bajo de él y cruzo la acera. El fin de la calle en la que entro no se ve a primera vista, pero el viento ha cumplido su promesa y ha desparecido dejando paso a una niebla espesa que ahora juega conmigo.

Despacio, tiento a ciegas el camino y espero.

Una hilo de voz me susurra al oído. Por más que me concentro no encuentro en la memoria esas palabras que fueron imperceptibles para mis sentidos, ni siquiera sé cómo mi mente llegó a entender que alguien me hablaba. No escucho nada, pero siento sus cálidas manos alrededor de mi cuello. No me roza, pero acierto a sentir esa distancia de apenas unos centímetros con mi piel. Sin esperar más, sus manos con olor suave y dulce, me colocan unas vendas.

Creo que soñé ese momento, pero durante esta noche, en este mismo instante en el que escribo, vuelvo a cerrar los ojos y compruebo que sea o no cierto, mi mente lo entiende como real y mis nervios se multiplican sin más necesidad que la imaginación y el tacto de sus manos tras mi mente.

El símple hecho de pensarlo, ya hace que sea especial, ya hace que lo sienta, ya hace que mi puño sea consciente de que no puede mantenerse cerrado todo el tiempo, de que la luz necesita salir, de que necesita aire para respirar y de que Agosto es el mejor mes para ello. Buscando el aire, encontré sus manos, aunque sigo buscando su mirada, porque la venda que me ha colocado, hace que respire su mismo aire sin saber con certeza cual es el color de sus ojos.

El piano, siempre de fondo, sabe que su efecto multiplica por mil cada sentimiento, pero aún siendo consciente de ello, subo el volumen para sentirme lleno de la garra que necesito para apretar fuerte los puños y soñar con que puedo abrirlos. Y dejar escapar la luz, y acabar con la niebla para así, seguir caminando junto al compás de tus notas y de sus manos. De sus notas y de tus manos.

miércoles, 14 de julio de 2010

SB

Sólo voy a decir una cosa, ya quiero que sea viernes por:

- Volver a ver a Manué

- Esos chupitos de gelatina

- Por el reto del 5 con Dani Perilla

- Para violar a Toni y llevarle una "guiri"

- Ocalimocho

- Esos canapés de regañás con lechuga fileteada

-¿Qué tiene jota en la boca?

- El juego de las miradas liderado por nuestro Dios Dani Rodríguez.

Con eso y un bizcocho, me acuesto a estas horitas (3:11).

Mi cabeza sólo gira alrededor de todo esto. Así que vámonos de fiesta.

lunes, 12 de julio de 2010

Agua

Primera tarde sin hacer nada, absolutamente nada. Vaguear tranquilamente a sabiendas de mi libertad.

ZAS.La soledad me ha llamado a cobro revertido y no se lo he cogido, pero ahora no dejo de mirar cada tecla de mi cerebro para mandarle un mensajito. Ha sido sólo un instante, unos segundos que me han dejado totalmente KO mientras hacía la cena. No escuchaba nada, sólo pensaba y jugaba con las ideas que en ese momento entraban en mi cabeza y me han hecho dudar de mí mismo. El puto 1% que no me deja respirar aire puro, que apenas aparece, pero cuando lo hace azota con lo que más duele, las mariposas asesinas.

Salgo de puntillas y apago ese tik tok minúsculo que me ha desconectado del mundo.

Pienso en todo lo que el verano me pone por delante y el simple hecho de que se te caiga una quedada de un lunes por la tarde después de un finde sin parar, hace que un grito inaudible me amargue lo suficiente como para escribir ahora sobre ellos.

Pero es lo que tienen los secretos de madrugada, que si no lo hago de estas cosas, se me quitan las ganas, me aburriría contar cosas bonitas, felices, divertidas...aunque soy un cachondo, eso prefiero dejárselo a la realidad, no a las palabras y los secretos son los que son, profundos y estúpidos, así que agua.

Siempre quedará la música y por muy repetitivo que parezca, hoy me salva.

sábado, 10 de julio de 2010

Same girl

Llega el hachazo final, las neuronas caen y me siento ante el teclado para resumir mi día en sensaciones. El teclado me pide sensaciones, hoy no respondo, cuento.

48 horas de una nueva versión, un Jota 2.0, con nuevo software y con una facilidad para ser hackeado que ni él mismo conoce.

Anulado por mi propia actividad, pienso que los minutos, el calor y mis neuronas ayudan a no pensar, a actuar. Ya pensé lo suficiente. Basta.

Ni pulpo, ni leches. Este día será recordado porque he dormido 3 horas y voy a dormir otras 3 la noche previa a la final de la Copa del Mundo que juega España, el día que Jaso se bañó en la piscina de Ale a las 2 y media de la mañana, el día dulce, el de las partidas del COD, el día que Toni ganó al poker sin mirar sus cartas, el día en el que descubrí que Lecumlora no sabía lo que era un Tamagotchi, ni Chicho Terremoto, (qué triste)... un día, raro, imprevisible, agradable.

El primer finde sin ataduras en muchas semanas, el primer sábado en el que la agenda no me ha agobiado. Libre como para ver unos 10 capítulos en una misma mañana de "Cómo conocí a vuestra madre", siempre en V.O. Qué grande Barney cantando los villancicos sobre la hermana de Ted, Legen...wait for it.........dary!

De vuelta a la playa, otro hechizo en el que recordar y dejar de hacerlo. Todos echamos en falta un poquito de ese algo que nos hace diferentes, yo lo echo en falta. Espero que mi yo del futuro se acerque a lo que ahora pienso que será, o no.

Mejor dejo de pensar en eso, me acuesto, me levanto mañana y ya veo si el golf playero (inventado un día por dos grandes sevillanos) me transmite algo diferente.

viernes, 9 de julio de 2010

Sopla

Escucho la nueva de Eminem y Rihanna (casi imposible encontrar en youtube) y pienso en chocar con el futuro, en golpear el aire, en gritarle a mi instinto miles de cosas que antes no se me hubieran ocurrido.

Nada, a la mente sólo una frase, mítica. Regañá con lechuga. Ruibobille, pa matarte.

Eminen me da latigazos con su letra, con sus incesantes chirridos, Rihanna me consuela, juega con su voz y me atrae, me despista, hasta que vuelvo a la realidad.

Y PAM, toma canción desconocida, más me gusta.



Salgo al balcón imaginario y ruego a los dioses que me den la opción de elegir entre todas las ventanas que me abren sus puertas. Muchas siguen abiertas, otras se abren, pero la mayoría siguen abiertas y son las que me atraen, aunque prefiero quedarme sintiendo el aire que surca entre ventana y ventana y llega a mi frente. Tanto sudor no puede ser bueno.

Contemplo el aire y sin ver la respuesta, siento que estoy ahí, en un espacio que siendo tan inmenso, no es nada tangible. El cielo me fascina. Ilógico, tan irreal como cierto, sólo las nubes saben de qué está hecho y de momento no he investigado a fondo el tema como para soltar aquí de repende en un blog la verdad de las verdades.

Las 3 de la mañana, nada cuadra, pero el viento cada vez responde con más fuerza y me presiona para salir a volar y continuar en una dirección.

-No, gracias. Ahora mismo prefiero seguir disfrutándote desde la casilla de salida. He dado demasiadas vueltas como para completar otra vez el tablero con un poco de suerte. Déjame tranquilo y sigue soplando, que ahora mismo es lo único que necesito, un poco de aire.

miércoles, 7 de julio de 2010

De qué hablo cuando hablo de correr

Leyendo a Murakami. De qué hablo cuando hablo de correr.

No creo que llegue a maratones como él, pero cuando leía su ficción, me sentía muy identificado con la parte oscura de sus personajes, de sus historias, de sus ambientes...ahora, conociendo al propio autor, también temo creer que al leerlo, me meto en su cabeza.

Me pierdo yo solo. Día pesado, España en la final del Mundial, pocas cosas más que decir.

Una tarde agradable.

Una noche con repeticiones.

Un buen día.

Radio, vuelve.

martes, 6 de julio de 2010

Double Vision



Me encanta darme cuenta de que hay muchos tipos con tan pocos papeles como yo. Unos con canciones, gestos, videoclips, otros con chorradas constantes en una emisora de radio. La comparativa falla, siempre a favor de las ondas hertzianas por supuesto, pero la música puede entrar perfectamente en ese choque.

3OH!3...aunque parezca mentira, acabo de pillar el gesto y me he descojonado en casa yo sólo y haciéndolo como un tonto.

Creo que sigo teniendo una ilusión tremenda por demasiadas cosas. Ni 22 años ni peces de colores, me encantan las chorradas y siempre va a ser así, mi ADN particular y hoy he descubierto ese pequeño mundo que tienen montado los locos estos y quería transmitirlo de alguna forma.

Espero ansioso el clip de Double Vision, esa canción que tanto le gusta al gran Ruibobille. ARRRRR

Levantarse a las 7:50 estando en prácticas...porque yo mismo me lo busco. Espero que en un futuro, sea cercano o no, todo esto tenga su recompensa, aunque creo que ahora mismo ya la tiene.

lunes, 5 de julio de 2010

Believe

(nunca había metido una canción romántica sin que tenga mucho sentido con el texto, pero esta me encanta, así que para dentro, Fali).



A pesar de tener sólo dos ojos, contemplo cada detalle de lo que sucede a mi alrededor. Escucho a través de las paredes con mucha facilidad. No sé como decir que me siento reconfortado, pero no, ahora no.

Una parte me recuerda los pequeños detalles que un día hicieron que todo fuera maravilloso. La otra parte me reconcome por dentro al inspirarme esos mismos detalles que todavía están por llegar.

No es que ninguna me convenza, es que el hecho de romper las ataduras me hace sentir más libre y por jodido que parezca, no me había dado cuenta hasta ahora, aunque siga sin comprenderlo, el cuerpo me lo pide.

Necesito esto, experimentar conmigo mismo en mi situación actual, jugar con la soledad, disfrutar al 200% de todas esas cosas que no tengo en la mente y que aparecerán antes o después.

Sigo sin querer herir, a nadie. Quiero aclarar las cosas, pero parece imposible hablar.

Creo que mis páginas en blanco absorven palabras con demasiada facilidad. La tinta se estremece al darse cuenta de las palabras que suelta.

Sensaciones. Explosion de sensaciones que me describen como una persona que está cansada de creer saber lo que quiere y de que ha descubierto que tanto buscar le ha vuelto loco.

¿Cansado? ¿ilusionado? ¿decepcionado?

Quizás si lo uno todo, en un futuro no muy lejano, pueda sacar algo positivo.

domingo, 4 de julio de 2010

Y al tercer día, tercer sueño.

Todo está al revés. Ayer, antes de ayer, siento que tengo una vida nueva y no por ello mejor. Permite que te escriba a ti, silencio.

¿Dónde puedo llegar despierto ahora que recuerdo lo que he soñado?

Guardo el miedo para quedarme solo.

No voy a fingir ser frágil por un simple aviso de mi mente.

Soledad, haz de mí todo lo que quieras para cambiarme.

Esta nueva máscara de colores oscuros no conjuga con mi pasado.

Y mientras, todo pasa sin siquiera acordarse de mis pasos.

Me he estrellado de cabeza y he traído a alguien conmigo. Buscando ilusiones encontré un muro, respiré un aire demasiado pesado. Cambiaré, me perderé en ilusiones y esperaré hasta que alguien encuentre las mías. Confío en que las heridas no lleguen a las ondas hertzianas.

Me siento un poco venir, morir, alejarme de tu mundo, morder.

Ora che sento il mondo, e piu forte il vento mentre salgo su. Mi sbaglieró, non lo so, ma scusa se non piango.



Si me acuerdo de cómo volar, nunca volveré a tirarme con alguien al vacío.