sábado, 4 de septiembre de 2010

Susurros inertes

Click. Alguien toca una tecla equivocada.



Unos labios desconocidos se acercan a mi nuca.

Se eriza el nudo de mi garganta.

El escalofrío me agobia, no me deja pensar. Mantengo la venda en la mano y mis ojos frente a la pared. El aire gélido vuelve a atacarme por la espalda. No llego a sentir más que un suspiro cálido. Tiemblo.

Impotencia y silencio. Abro los ojos. La pared desaparece y comienzo a caminar sin celeridad.

Una voz soñolienta y desconocida me susurra al oído.

-¿No vas a venir?

-¿Acaso no ves que me estoy alejando?

No miro hacia atrás, olvido esa voz desconocida. Avanzo veinte, treinta metros y me doy la vuelta. Demasiado difuminado.

1 comentario:

Carlos A. dijo...

Muy emotiva e inspiradora la canción, es de esas con las que te dan ganas de estar con una sonrisa de oreja a oreja todo el día (?). :D Exactamente así.