miércoles, 8 de septiembre de 2010

Deja de escupirme

"Quiero despertarme y conocer esos susurros.
Pídeme más muertes y veré que puedo hacer"

Piensa que la vida no es más que una nube. Luz, sombras, lluvia...chapoteos quizás.

Escribo, Sadot.

Mi propia historia.



Soledad, sí, te hablo a ti, deja de escupirme. Se que no me puedes abrazar, así que no humanices tus gestos. A veces te pido lo que añoro, pero no soy yo, lo prometo,
es mi abandono el que te llama en noches sin luna. Si me buscas me tendrás aquí siempre.

Tu, yo, aquella playa inundada de arena, de vidas apagadas, de sonrisas tránsfugas.

Me alejo del día en el que comprobaré que existen esas alas. Será la noche en la que aprenda a volar, a dar bandazos a mis anchas, a respirar.

Veré los fuegos artificiales de cerca.

2 comentarios:

Carlos A. dijo...

Wao! Muy buen texto. Muy buen "reproche". Más de uno debería hacer cita para hablar seriamente con la soledad. Quien se cree que es?. Un saludo.

Juliette. dijo...

Y mira que a veces pedimos a gritos que la Soledad nos venga a visitar, tiene cojones la cosa.