viernes, 22 de octubre de 2010

Cero

Miento al escribir e imagino que cierro una puerta.

Uno, dos, cero. Otro segundo más y mi cabeza estallaría recordando todo aquello que dejé atrás. El pomo parecía imposible de abrir con los ojos cerrados. Llegué al cero y volví a empezar.

Paré el tiempo en mi cabeza e improvisé una melodía.

Siempre luchando contra ese maldito piano. Cero, cero, cero.



Cambio de instrumento. Cuerda. Abismo. Soledad. Incertidumbre.

Tranquilidad.

El vacío me ayuda a comprender que me agrada mentir.

¿cómo entonces seguir escribiendo?

Miento. Y me encanta hacerlo.

2 comentarios:

^__^ Suu! dijo...

he llorado con esa canción..

∫эЅšψ dijo...

El 0 a veces es sinónimo de una nueva oportunidad :)