martes, 27 de julio de 2010

Noche

Si lo sueño será todo más fácil, pero al despertarme apenas conseguiré recordarlo.



Día extenuante de principio a fin. Prefiero pensar en el miércoles de aterrizajes, de listas eternas, de noches interminables.

La gaviota sigue dando vueltas en mi cabeza tras aquellas calas portuguesas. Portimao igue frío en mi mente y en mis pies. Nada, paso atrás, salto adelante.

Me amarro los cordones y me subo los miembos hasta su lugar de apoyo, ahora toca vivir, déjame intentarlo contigo.

2 comentarios:

LadyLuna dijo...

Qué bonito. Me ha encantado la frase final "ahora toca vivir, déjame intentarlo contigo". Vive y disfruta ;)

Juan A. Pérez dijo...

Y eso que en el blog creo que me centro demasiado en mi mismo. Cuando salga y abra la puerta espero ver a alguien.